Tita, tu partida me ha dejado el corazón en pedazos, no hay palabras para describir el vacío que dejas. Solo me queda la tranquilidad de saber que estás con Dios y la Virgen en estos momentos. Te amo infinitamente y estoy a la espera de reunirme contigo nuevamente.