Virgencita: Madre del verdadero Dios por quien se vive; por favor: que el Sagrado Corazón de Jesús me haga un instrumento de su paz; dónde haya odio, ponga yo amor; dónde haya injuria, ponga yo perdón; dónde haya desaliento, ponga yo esperanza; dónde haya duda, ponga yo fe; dónde haya error, ponga yo verdad y veracidad; dónde haya soberbia, ponga yo humildad. Sagrado Corazón de Jesús, que NO busque yo tanto ser comprendido como comprender; ser perdonado, como perdonar; ser amado, como yo amar. Porque dando es como recibimos, perdonando es como somos perdonados; amando es como somos amados y muriendo a nosotros es como nacemos a la vida eterna. Amén. Sagrado Corazón de Jesús manso y humilde haz nuestros corazones semejantes al tuyo. Amén.