Señor glorioso y bendito, consuela a las madres que sufren por cualquier situación y libralas de todo mal y peligro, a las que ya se fueron que luzca para ellas la luz perpetua