Santa María de Guadalupe, cubre con tu manto sagrado la vida de César, ilumina su camino y protégelo siempre.