Por el corazón y el espíritu de mi esposo Darwin Mora  que se tranquilice, que Dios le de humidad y sabiduría para actuar, y que regrese pronto a casa, Virgencita has que vuelva para estar todos juntos.