Te pido Padre amado que la conserves con salud, que la bendigas con un buen trabajo pero sobre todo qué siempre la cuides y protejas de todo mal. Todo esto te lo pido en nombre de tu amadisimo hijo nuestro Señor Jesucristo.

Amen

Mi corazón en amarte eternamente se ocupe,

y mi lengua en alabarte Madre mía de Guadalupe.