DULCE Y SANTA MADRE, BENDICE A MIS HIJOS A MI NIETA A SUS ESPOSAS, A MIS HERMANOS Y A TODA MI FAMILIA, LIBRANOS DE TODA DESGRACIA, DE TODO MAL, DE ÉSTA PANDEMIA QUE ESTÁ AZOTANDO A LA HUMANIDAD, TE PIDO POR QUE INTERCEDAS ANTE TU DIVINO HIJO POR EL ETERNO DESCANSO DE MIS SERES QUERIDOS QUE SE ADELANTARON Y POR LA PAZ Y BIENESTAR DEL MUNDO ENTERO. CUBRENOS CON TU MANTO Y LLEVANOS TOMADOS DE TUS BENDITAS MANOS. AMÉN