Que el inmenso amor de nuestra madre María santísima de Guadalupe, alivie y conforte los corazones de hijos, nietos, hermanos y seres queridos que amamos y recordaremos por siempre a mí tía Carmen. Amén.