Madre Santísima de Guadalupe, que por tu mediación ante Dios nuestro Señor, mis suegros sean bendecidos con salud, vida, paz y armonía. Que se conserven tranquilos ante cualquier adversidad y que reciban de ti protección y cuidado. Te suplico que les permitas estar siempre juntos gozando con sus  hijos y nietos de buena salud y amor. En el nombre de Jesús oramos. Amén.