Hemos agradecido, Santa Madre; ahora sólo te pido nos cubras con tu sagrado mando y nos protejas, que nos cuides como una verdadera Madre que eres, Guíanos por el camino de tu Hijo. Bendita eres entre todas,