Amada Madre María de Guadalupe, hace un año partió mi madre pero con fe y confianza se que tu bondad infinita le socorrerá y alcanzará la bendición de llegar a la casa del Señor, en donde Nuestro Señor Jesucristo la espera con mucho amor. Gracias por acompañarnos en los momentos mas difíciles, cuando ambas perdimos a nuestros amados hijos. Y tu me concediste que muchos años más estuviera con nosotros. Amén.