Virgen Maria de Guadalupe intercede por él ante Dios nuestro señor, para que lo libre de sus penas y reciban su alma con amor en la gloria eterna.