Santa María, madre de Dios, ruega por nosotros. Cúbrenos con tu manto e intercede ante tu Hijo para que Él nos libre de los males del cuerpo y del alma y nos de trabajo honroso, sana alegría, bondad de corazón y sabiduría para compartir estos dones. Amén