Madrecita mía, cúbrelos con tu manto divino, en tu nombre y en el nombre de nuestro Padre divino…