Bajo tu amparo nos acogemos Santa Madre de Dios: no desprecie las súplicas que te dirigimos en nuestras necesidades; antes bien, líbranos siempre de todos los peligros, oh Virgen gloriosa y bendita.