Que las almas de los fieles difuntos, por la infinita misericordia de Dios, descansen en paz. Amén.