Que el Señor nos conceda el don de la fe