Ofrezco por él todas mis oraciones y buenas obras, principalmente mi resignación ante esta pérdida.

Concédele, Madre mia de Guadalupe, tu interseción para su descanso eterno y que le ilumine la luz perpetua.

Que las almas de los fieles difuntos, por la misericordia de Dios, descansen en paz.