Por el perdón de todos sus pecados y su eterno descanso en compañía de Dios Padre, Hijo y Espíritu Santo, en los brazos de nuestra Madre y grandiosa intercesora Santa María.