Gracias Virgencita por concederme este inmenso favor. Ilumina mi camino, éste que empiezo gracias a ti. Será difícil y retador, pero por favor no me abandones. Pongo en tus manos, también la salud, el trabajo y el bienestar de todos los miembros de mi familia. No nos desampares.