Por el eterno descanso de María Ernestina Beltrán Álvarez que en gloria esté, en su cuarto mes de su encuentro con Dios.