Santísima Virgen de Guadalupe, gracias por haberme cubierto con tu manto protector hoy cuando estaba a punto de ahogarme. Gracias por permitirme seguir viviviendo. Gracias a ti, a Dios, a tu hijo Jesus Cristo, Gracias!