Virgencita de Guadalupe, Madre del Verdadero Dios, por quien se vive:

Si tu tienes piedad de mi, mañana me confieso. Yo se bien donde quiero confesarme. Te imploro que me ampares y protejas, a mi a mi papá, a mi mamá, a mi hermana, a mi tia y a toda mi familia de Chihuahua. Por favor concédeme una intensa y fervorosa vida de oración.

Te imploro por todas las benditas animas del purgatorio, especialmente las que más sufren, por las que no se dirigen oraciones ni misas de sufragios, por las mas abandonadas, por las que más tiempo tardaran en ser liberadas, por las que mas méritos tienen para ser liberadas; por las mas de los sacerdotes, religiosos y almas consagradas, así como laicos comprometidos. Pido por las animas del purgatorio de las personas cuyos principales pecados fueron contra la santa pureza, cuya principal debilidad era la carne, así como la pereza. Pido por todas las personas agonizantes, para que reciban Los Santos sacramentos. Pido por todos los sacerdotes que a mi y a mi familia nos han administrado los santos sacramentos. Pido por las animas del purgatorio de mis parientes, familiares, ancestros, amigos, conocidos, bienhechores, intercesores, patrocinadores y todos aquellos por quienes debemos amor, gratitud y oraciones.

Pido por todas aquellas personas vivas, que al igual que yo, nuestro principal defecto y nuestra mayor debilidad y pecado es en contra de la virtud de la santa pureza. Por favor Virgen Santísima, ayúdame y ayúdanos a todos aquellos que queremos salir de ese pecado, pero que constantemente somos reincidentes en contra de la virtud de la santa pureza. Nadie nos salvamos solos. Yo pido por todos aquellos que al igual que yo, tenemos esa debilidad constantemente en nuestras vidas. Es una cruz que es casi insoportable, porque no importa cuanto nos esforcemos, siempre cometemos los mismos pecados. Virgen Santisima, cómo podemos, todos aquellos que al igual que yo, tenemos ese vicio tan arraigado y tan difícil de superar; te pido ayuda no solo para mi, sino para todos aquellos que es nuestra principal debilidad, defecto y pecado. Imploro sanación intergenerational, que pueda estar influyendo en esas conductas pecaminosas.

Sagrado Corazon de Jesús misericordioso, manso y humilde haz nuestros corazones semejantes al tuyo.

San Miguel Arcangel, defiendenos en la lucha, se nuestro amparo en contra de la perversidad y acechanzas del enemigo; y tu Principe de la milicia celestial, con el poder, la gracia, y la autoridad que Dios te ha conferido, arroja al infierno a satanas y a todos los demás espíritus malignos que vagan por el mundo para la perdición de las almas. Amén.

Señor San José. terror de los demonios, guía a nuestras familias para que en ellas siempre haya amor, unidad, paz, salud física, mental, emocional y espiritual; y alegría. Aleja de nosotros todo lo que pueda causarnos daño y guardamos en el Divino Corazón de Jesús, para que cada dia transcurra como en la casa y en el taller de Nazaret. Amén.

Imploro intensa y fervorosa vida de oración y si Dios me lo permite, que mañana mismo me pueda yo confesar. Amén.