Que la Santísima Virgen María guie nuestros pasos todos los días hacia Nuestro Señor Jesucristo, nos cubra con su manto y nos proteja de todo mal junto con San José.