Virgencita:

Me urge confesarme.

Pido por todas las benditas animas del purgatorio. Especialmente pido por las animas que mas sufren, por las mas abandonadas y que no se dirigen oraciones ni misas de sufragios; por las que mas tiempo tardaran en ser liberadas; así como por las que mas méritos tiene para ser liberadas.

Pido por las benditas animas del purgatorio de sacerdotes católicos, frailes, monjes, monjas, consagrados y laicos comprometidos.

Pido por todas las personas agonizantes, para que tu y San Jose los ayuden en ese trance tan difícil. Pido por todos los miembros y cooperadores del Opus Dei, Regnum Christi, Franciscanos, Capuchinos, Carmelitas, Benedictinos, Jesuitas, Agustinos, Agustinos recoletos, Dominicos, Siervos de Maria, Cruzados de Cristo Rey, y Sacerdotes Operarios Diocesanos.

Pido por todas las personas cuyo principal vicio y pecado es el de la impureza. El demonio, la carne, la soledad, la necesidad de afecto, el insomnio, la tristeza y las propias debilidades, nos hacen víctimas de un pecado que parece imposible de vencer. Pido también por las benditas animas del purgatorio, cuyo principal pecado, fue el pecado de la impureza.

Imploro misericordia para mi, mi familia, seres queridos y circulo más cercano.

Hay periodos en que me resulta más fácil vivir la santa pureza y la templanza, y hay otros en que las tentaciones y la propia debilidad, hacen verdaderamente estragos y parecen y son abrumadores y despiadados.

Pido por todas mis ex-novias y sus actuales familias, sus esposos y sus hijos, sus padres y hermanos.

Pido por todos los niños abortados y por todas las mamás que tienen actualmente un embarazo no deseado, para que NO aborten y le digan SI a la vida. Que haya en su camino personas que las orienten y con un sabio y oportuno consejo, le digan SI a la vida.

Pido porque en México se legisle en contra del aborto. Irónicamente los que promueven el aborto, todos nacieron.

Pido también por las sexo-servidoras y por las masajistas. Son «trabajos» que destruyen el alma. Pido porque Dios las ilumine y les ayude a acercarse a Él, con un corazón contrito como el de Santa Maria Magdalena, pido la intercesión de Santa Maria Magdalena, para que esas personas sean tocadas por Dios, y se les conceda un corazón contrito.

Para mi mismo imploro un corazón contrito y los dones del Espíritu Santo, empezando por el don del temor de Dios, que Jesucristo Misericordioso me ayude a vivir un autentico y sincero arrepentimiento y que me ayude a salir de las garras del demonio de la lujuria y de mi propia debilidad e inclinación a ese tipo de pecados.

Virgencita, yo quisiera que a mi se me concediera a imagen de Señor San Jose, de San Juan Pablo II, de Santa Faustina Kowalska, de Santa Maria Goretti, y de San Maximiliano Maria Kolbe, la gracia de vivir sin tanto tormento la virtud de la pureza, la templanza, la fortaleza, la castidad. Yo quiero salvar mi alma y la de mi familia, y muchas veces me llega la desolación, porque muchas veces pierdo la batalla, en esa lucha.

Yo estoy consagrado al Sagrado Corazón de Jesús, a ti Maria Santisima y a Señor San José. Por favor, tengan piedad de este miserable pecador. Normalmente siempre pido el amor, la sabiduría y la humildad; pero  yo creo que lo que más. necesito para que esas virtudes florezcan, es la virtud de la santa pureza. Santa Faustina Kowalska relata en su diario, que se le concedió esa gracia especialísima, de vivir la santa pureza sin tanta violencia. NO depende de cuanto yo quiera recibir esa VALIOSISIMA GRACIA; depende de que Dios me la quiera conceder. Si me fuese concedida, estoy seguro de que podría avanzar en muchas otras áreas, tanto a nivel espiritual, como a nivel emocional y social. Sin pureza, NO hay vida de gracia. Por favor, como le puedo hacer para que Dios se apiade de mi, y me conceda esa gracia que tanto anhelo. Cuenta Santa Faustina Kowalska en su diario, que ella insistió mucho en esa gracia, hasta que finalmente Dios se la concedió. Que tengo que hacer para que Dios me la conceda? Sin la virtud de la pureza, es imposible fructificar. Virgencita, cómo puedo robar esa gracia de tu Hijo amadisimo? Para ti NO HAY NADA IMPOSIBLE, pues tu eres omnipotencia suplicante. De verdad, a mi modo de ver, es la gracia que más me urge, es la gracia que más necesito. Cuando Jesucristo mi Señor tendrá piedad de mi y me concederá esa gracia tan ENORME y tan VALIOSA.? La anhelo tanto, porque es mi talón de Aquiles, y es en donde me siento totalmente vulnerable. De verdad quiero la salvación de mi alma, y por ello necesito TANTO ESA GRACIA. Necesito fuerza de voluntad, un corazón contrito, verdadero temor de Dios, paz interior y MUCHA ESPERANZA.

Cuando menos lo merezco, es cuando más necesito ser consolado y animado a salir adelante. Necesito MUCHA E INTENSA VIDA DE ORAZÓN.

Como dice San Agustin, Señor nos hiciste para ti, y mi corazón esta y estará inquieto hasta que descanse en ti.

Dame un rayito de esperanza. de que SIME CONCEDERAS LA GRACIA DE LA SANTA PUREZA, sin necesidad de vivirla con tanta violencia. Animame, levántame de tanta podredumbre. Libérame de este vicio que me trastorna mi salud espiritual, mental, emocional y social. Ya NO quiero pecar en materia de pureza.

Virgen Santisima, si de verdad me amas, tu que eres la dispensadora de gracias, la gracia que más imploro es la santa pureza, la templanza, la paciencia y la castidad. Dame esperanza y espíritu de lucha para salir adelante. Si puedes ponerme un director espiritual que me ayude en este sentido, mucho te lo agradecerá.

Se muy bien que NO soy Santa Faustina Kowalska, pero al igual que ella, seguiré insistiendo y Dios quiera se apiade de mi y me consiga esa gracia tan inmensamente valiosa.

Pido por las animas del purgatorio de mis ancestros, familiares, amigos, conocidos, bienhechores, intercesores, patrocinadores y por todos aquellos por quienes debemos amor y oraciones.

Sagrado Corazón de Jesus, manos y humilde, haz nuestros corazones semejantes al tuyo.

Imploro paz, serenidad, consuelo y esperanza en mi camino hacia el sacramento de la reconciliación.

San Miguel Arcagel, defiendenos en la lucha, se nuestro amparo en contra de la perversidad y acechanzas del enemigo, que Dios lo reprima es nuestra humilde suplica; y tu, Principe de la milicia celestial, con el poder, la gracia y la autoridad que Dios te ha conferido, arroja al infierno a la satanases y los demás espíritus malignos que vagan por el mundo para la perdición de las almas. Amén.

Señor San Jose, terror de los demonios, guía a nuestras familias, para que en ellas siempre haya amor, unidad, paz, salud mental, espiritual y emocional, y alegría. Aleja de mi y de mi familia, todo lo que pueda causarnos daño. Y guárdame a mi y a los míos, en el Divino Corazón de Jesús, para que cada dia transcurra como en la casa y en el taller de Nazaret. Amen.

Gracias Virgen Santisima por escuchar mi ración y mis plegarias. Amén.