Bendita sea tu pureza y eternamente lo sea, pues todo un Dios se recrea en tan singular belleza, a ti Virgen Sagrada María, yo te ofrezco en este día: Alma, vida y corazón, míranos con compasión y NO nos dejes Madre Nuestra caer en la tentación.

LÍDER: Jesús, le dijiste a Santa Faustina: “Las llamas de la misericordia me están quemando.  Deseo derramarlos sobre las almas humanas.  ¡Oh, qué dolor me causan cuando no quieren aceptarlos! Tú , al menos, ven a Mí tan a menudo como te sea posible y toma estas gracias que los demás no quieren aceptar.  De esta manera consolarás Mi Corazón.  ¡Oh, cuán indiferentes son las almas ante tanta bondad, ante tantas pruebas de amor!

 

Mi corazón solo bebe de la ingratitud y el olvido de las almas que viven en el mundo.  Tienen tiempo para todo, pero no tienen tiempo para venir a Mí por mis gracias.

 

Hija mía, toma las gracias que otros desprecian;  toma tantas como puedas llevar.

 

Quiero entregarme a las almas y llenarlas con Mi amor, pero son pocas las que quieren aceptar todas las gracias que Mi amor ha destinado para ellas.  Mis gracias no están perdidas; si el alma para quien fue destinada no lo acepta, otra alma las toma ”.

 

TODOS: Señor Jesús, si quieres derramar tu misericordia sobre las almas, ¿cuánto más debes desear derramar sobre familias enteras?  especialmente en nuestro tiempo cuando tantas familias te rechazan.  Por lo tanto, Jesús, nosotros, la Familia Campos García nos ofrecemos a tu amor misericordioso y pedimos la gracia y la misericordia que otras familias rechazan.

 

Te lo pedimos para consolar tu Corazón y porque necesitamos tu misericordia.  Llénanos de tu misericordia, Señor.  Por favor perdona nuestros pecados.

 

Lamentamos nuestros pecados y pedimos la gracia de ser misericordiosos los unos con los otros en nuestras obras, palabras y oraciones.

 

Salvador misericordioso, que los rayos de misericordia que salen de tu Corazón reine en nuestro hogar y en nuestros corazones.

 

Por favor, haz de nuestra casa un lugar donde tú misericordia pueda descansar y donde nosotros también podamos descansar en tú misericordia.

 

Bendícenos con tu misericordia cuando salgamos de nuestra casa y bendícenos nuevamente cuando regresemos.

 

Bendice a todos los que nos encontramos con la misericordia que derramas en nuestros corazones.

 

Especialmente bendice a los que visitan nuestra casa, que puedan experimentar su misericordia aquí.

 

María, Nuestra Madre de la Misericordia, ayúdanos a vivir fielmente nuestra Ofrenda al Amor Misericordioso de Dios.  Nosotros te entregamos a ti y te pedimos que compartas con nosotros tú Corazón Inmaculado.

 

Ayúdanos a aceptar la misericordia de tu Hijo con tu propia apertura de corazón en la Anunciación.

 

Ayúdanos a estar agradecidos por la misericordia de Dios con tu alegría de corazón en la Visitación.

 

Ayúdanos a confiar en la misericordia de Dios, especialmente en tiempos de oscuridad, con tu propia fe firme en el Calvario.

 

Finalmente, María, protege y preserva a nuestra familia en el amor, para que algún día podamos regocijarnos junto a ti y a todos los santos en la comunión de la eterna Familia de Amor, Padre, Hijo y Espíritu Santo.  Amén.

Dame la inteligencia para guardar tu Ley, y que la observe de todo corazón.

 

Guíame por la senda de tus mandamientos, pues en ésa me complazco.

 

Inclina mi corazón hacia tus testimonios y no hacia la ganancia.

 

Guarda mis ojos de mirar cosas vanas, me darás vida en tus caminos.

 

Cumple con tu siervo tu promesa dirigida a aquellos que te temen.

 

Aparta de mí el desprecio que temo pues tus juicios son para mi bien.

 

Mira cómo deseo tus ordenanzas, tú que eres justo, vivifícame.

Amén.

ORACIÓN

Querido San Pascual:

consíguenos del buen Dios

un inmenso amor por la Sagrada Eucaristía,

un fervor muy grande

en nuestras frecuentes visitas al Santísimo

y una grande estimación por la Santa Misa.

Amén.

 

La Divina Providencia

 

OREMOS A LA DIVINA

PROVIDENCIA .

 

Santísima Trinidad o Divina Providencia concédeme tu clemencia por tu infinita bondad.

Arrodillado a tus plantas, a ti de toda caridad te pido para los míos, casa vestido y sustento..

 

Concédeles la salud, llévalos por buen camino, que sea siempre la virtud la que los guíe en su destino, ..

 

tu eres toda la esperanza. Tu eres el consuelo mío. En lo que mi mente alcanza.

En ti, creo, en ti espero, en ti confió.

Tu divina providencia se extienda en cada momento para que nunca nos falte casa, salud, vestido y sustento, ni los santos sacramentos en el ultimo momento.

Amen.

 

¡Oh, Santísima Trinidad, Padre, Hijo y Espíritu Santo!, humildemente postrado en tu presencia, te doy gracias por los favores concedidos a tu gran Siervo San Rafael Guízar y Valencia, especialmente con las virtudes con que lo adornaste en esta vida y por la gloria que le diste en el Cielo. Ya que tanto lo glorificaste ante los hombres, concédeme por sus méritos, unidos a los de Jesucristo Nuestro Redentor y a los de la Santísima Virgen, la gracia que te pido…Y tú, San Mons. Rafael Guízar y Valencia, mi poderoso abogado, modelo de caridad, intercede por mí. Póstrate ante el Trono de la Divina Misericordia y no te retires de allí hasta que me hayas alcanzado esta gracia. Todo lo pongo en tus manos. Haz que no termine esta novena sin experimentar de algún modo los efectos de tú intercesión. Así sea.

 

Mi compañía desde el principio.

 

Ángel Custodio mío, tú eres mi compañía desde el principio de mi vida. Ya lo ha dicho Dios en el Paraíso: “No es bueno que el hombre esté solo”, y si bien eso fue dicho por otro motivo, es una gran verdad y por eso Dios ha querido que tú seas mi compañía para que no ande solo por la vida. Ayúdame a tener más fe en tu presencia real a mi lado, porque todo depende de la fe. Hay santos que veían a sus ángeles custodios. Yo no pretendo eso, pero sí quiero tener una fe tan grande que tenga absoluta confianza en que tú estás a mi lado, acompañándome y protegiéndome en todo momento. A veces pienso en los momentos tristes y oscuros que he debido pasar en mi vida, y me asombra que tú no te hayas manifestado, ya que en esos momentos me sentí muy solo y desamparado. Pero tú estabas, dándome fuerzas de forma oculta y disimulada, y si pasé bien la prueba fue gracias a tu vigilancia y ayuda. Desde hoy confío más en ti y quiero hacerte la promesa de que seré lo más bueno que pueda, para agradarte y así agradar también a nuestro Dios. Ángel de mi Guarda, enséñame a ver las cosas del modo como tú las ves, dando importancia a lo que realmente la tiene, y desechando lo que es inútil o pecaminoso. Descúbreme las astucias del enemigo infernal y acude en mi auxilio aunque yo me olvide de invocarte.

Amén.

 

Señor, haz de mi un instrumento de tu paz.

Que allá donde hay odio, yo ponga el amor.

Que allá donde hay ofensa, yo ponga el perdón.

Que allá donde hay discordia, yo ponga la unión.

Que allá donde hay error, yo ponga la verdad.

Que allá donde hay duda, yo ponga la Fe.

Que allá donde desesperación, yo ponga la esperanza.

Que allá donde hay tinieblas, yo ponga la luz.

Que allá donde hay tristeza, yo ponga la alegría.

 

Oh Señor, que yo no busque tanto ser consolado, cuanto consolar,

ser comprendido, cuanto comprender,

ser amado, cuanto amar.

 

Porque es dándose como se recibe,

es olvidándose de sí mismo como uno se encuentra a sí mismo,

es perdonando, como se es perdonado,

es muriendo como se resucita a la vida eterna.

 

(Autoría atribuída a San Francisco de Asís)

 

Hail Joseph the just, wisdom is with you; blessed are you among all men and blessed is Jesus, the fruit of Mary, your faithful spouse.

 

Holy Joseph, worthy foster-father of Jesus Christ, pray for us sinners and obtain divine wisdom for us from God, now and at the hour of our death. Amen.

 

The 12 Year Prayers:

 

Prayers Honoring the 7 Times Jesus Spilled His Precious Blood for Us, as Revealed by Our Lady to St.

 

Bridget, and Approved by Pope Clement XII

 

O Jesus, now I wish to pray the Lord’s Prayer seven times in unity with the love with which You sanctified this prayer in Your Heart. Take it from my lips into Your Divine Heart. Improve and complete it so much that it brings as much honor and joy to the Trinity as You granted it on earth with this prayer. May these pour upon Your Holy Humanity in Glorification to Your Painful Wounds and the Precious Blood that You spilled from them.

 

First Prayer: The Circumcision –

Pray 1 Our Father, 1 Hail Mary, then:

 

Eternal Father, through Mary’s unblemished hands and the Divine Heart of Jesus, I offer You the first wounds, the first pains, and the first Bloodshed as atonement for my and all of humanity’s sins of youth, as protection against the first mortal sin, especially among my relatives. Amen

 

Second Prayer: The Suffering on the Mount of Olives

|Pray 1 Our Father, 1 Hail Mary, then:

 

Eternal Father, through Mary’s unblemished hands and the Divine Heart of Jesus, I offer You the terrifying suffering of Jesus’ Heart on the Mount of Olives and every drop of His Bloody Sweat as atonement for my and all of humanity’s sins of the heart, as protection against such sins and for the spreading of Divine and brotherly Love. Amen

 

Third Prayer: The Flogging

Pray 1 Our Father, 1 Hail Mary, then:

 

Eternal Father, through Mary’s unblemished hands and the Divine Heart of Jesus, I offer You the many thousands of Wounds, the gruesome Pains, and the Precious Blood of the Flogging as atonement for my and all of humanity’s sins of the Flesh, as protection against such sins and the preservation of innocence, especially among my relatives. Amen

 

Fourth Prayer: The Crowning of Thorns

Pray 1 Our Father, 1 Hail Mary, then:

 

Eternal Father, through Mary’s unblemished hands and the Divine Heart of Jesus, I offer You the Wounds, the Pains, and the Precious Blood of Jesus’ Holy Head from the Crowning with Thorns as atonement for my and all of humanity’s sins of the Spirit, as protection against such sins and the spreading of Christ’s kingdom here on earth. Amen

 

Fifth Prayer: The Carrying of the Cross

Pray 1 Our Father, 1 Hail Mary, then:

 

Eternal Father, through Mary’s unblemished hands and the Divine Heart of Jesus, I offer You the Sufferings on the way of the Cross, especially His Holy Wound on His Shoulder and its Precious Blood as atonement for my and all of humanity’s rebellion against the Cross, every grumbling against Your Holy Arrangements and all other sins of the tongue, as protection against such sins and for true love of the Cross. Amen

 

Sixth Prayer: The Crucifixion

Pray 1 Our Father, 1 Hail Mary, then:

 

Eternal Father, through Mary’s unblemished hands and the Divine Heart of Jesus, I offer You Your Son on the Cross, His Nailing and Raising, His Wounds on the Hands and Feet and the three streams of His Precious Blood that poured forth from these for us, His extreme tortures of the Body and Soul, His precious Death and its non bleeding Renewal in all Holy Masses on earth as atonement for all wounds against vows and regulations within the Orders, as reparation for my and all of the world’s sins, for the sick and the dying, for all holy priests and laymen, for the Holy Father’s intentions toward the restoration of Christian families, for the strengthening of Faith, for our country and unity among all nations in Christ and His Church, as well as for the Diaspora. Amen

 

Seventh Prayer: The Piercing of Jesus’ Side

Pray 1 Our Father, 1 Hail Mary, then:

 

Eternal Father, accept as worthy, for the needs of the Holy Church and as atonement for the sins of all Mankind, the Precious Blood and Water which poured forth from the Wound of Jesus’ Divine Heart. Be gracious and merciful toward us.

 

Blood of Christ, the last precious content of His Holy Heart, wash me of all my and others’ guilt of sin!

 

Water from the Side of Christ, wash me clean of all punishments for sin and extinguish the flames of Purgatory for me and for all the Poor Souls. Amen

 

The Magnificent Promises of the 12 Years Prayers

 

1. The soul who prays them will suffer no Purgatory.

 

2. The soul who prays them will be accepted among the Martyrs as though he had spilled his blood for his faith.

 

3. The soul who prays them can choose three others whom Jesus will then keep in a state of grace sufficient to become holy.

 

4. No one in the four successive generations of the soul who prays them will be lost.

 

5. The soul who prays them will be made conscious of his death one month in advance.

 

 

** If the soul praying these prayers dies before the entire 12 years of prayers have been completed, the Lord will accept them as having been prayed in their entirety, because the intention of the soul was to complete them as directed. If a day or a few days are missed due to a valid reason, they can be made up for later, at the soul’s earliest opportunity.

 

Primera Consagración al Sagrado Corazón de Jesús.

 

– Corazón de Jesús, haz que te ame y te haga amar.

 

– Yo ofrezco y consagro al Sagrado Corazón de Nuestro Señor Jesucristo, mi persona, mi vida, mis acciones, penas y sufrimientos; y NO quiero servirme de ninguna parte de mi ser, más que para amarle, servirle, honrarle y glorificarle. Ésta es mi voluntad irrevocable, pertenecerle en absoluto y hacerlo todo por su amor, renunciando de todo corazón a todo cuanto pueda desagradarle.

 

– Os elijo, ¡Oh Sagrado Corazón de Jesús!, por el único objeto de mi amor, el protector de mi vida, el ancora de mi salvación, el remedio de mi fragilidad e inconsistencia; para que seáis el reparador de todos mis defectos y mi seguro asilo a la hora de mi muerte. Sed, pues, ¡Oh bondadosisimo Corazón!, mi justificación con Dios vuestro Padre, y apartad de mi el rigor de su justa indignación.

 

– ¡Oh Corazón amoroso!, en vos únicamente espero y confío, porque todo lo temo de mi debilidad y malicia, más todo lo espero de vuestra misericordia. Alejad, pues de mi cuanto se os resista y os desagrade; y haced que vuestro purisimo amor se imprima tan profundamente en mi corazón, que jamás pueda olvidaros, ni separarme de vos.

 

– Os suplico, por vuestra misma bondad, escribais mi nombre en vos mismo, puesto que toda mi dicha y mi gloria, quiero cifrada, en vivir y morir, como esclavo, discípulo e hijo vuestro.

Amén.

 

– Jesús manso y humilde de corazón, haz nuestro corazón semejante al tuyo.

 

II. Acto de confianza en el Corazón de Jesús.

 

– ¡Oh Corazón de Jesús, Dios y Hombre verdadero, refugio de los pecadores y esperanza de los que en ti confían!

– Tú nos dices amablemente: Vengan a Mi,

– Y nos repites las palabras que dijiste al paralitico; Confía, hijo mío, tus pecados te son perdonados.

– Y a la mujer enferma; Confía hija, tu fe te ha salvado.

– Y a los apóstoles: Confíen, yo soy, no teman.

 

– Animado con estas palabras, acudo a ti, con el corazón lleno de confianza, para decirte sinceramente y desde lo más íntimo de mi alma:

– «Sagrado Corazón de Jesús, en Ti confío».

 

1. En mis alegrías y tristezas.

R: Sagrado Corazón de Jesús, en Ti confío.

2. En mis negocios, en mis finanzas y en mis empresas.

3. En mis prosperidades y adversidades.

4. En las necesidades de mi familia.

5. En las tentaciones del demonio.

6. En las instigaciones de mis propias pasiones.

7. En las persecuciones de mis enemigos.

8. En las murmuraciones y calumnias.

9. En mis enfermedades y dolores.

10. En mis defectos y pecados.

11. Siempre y en toda ocasión.

12. En vida y muerte.

13. En tiempo y eternidad.

 

III. Letanías al Sagrado Corazón de Jesús

Señor, ten piedad

Cristo, ten piedad

Señor, ten piedad

Cristo, oyenos

Cristo, escuchanos

 

Padre Eterno, Dios de cielos y tierra

– Ten piedad de nosotros

Dios Hijo Redentor del mundo

Dios Espíritu Santo

Santísima Trinidad, que eres un sólo Dios.

 

1.Corazón de Jesús, Hijo del Eterno Padre.

– Ten misericordia de nosotros

2. Corazón de Jesús, formado por el Espíritu Santo en el seno de la Virgen Madre.

3. Corazón de Jesús, unido sustancialmente al Verbo de Dios.

4. Corazón de Jesús, de majestad infinita.

5. Corazón de Jesús, templo Santo de Dios.

6. Corazón de Jesús, tabernaculo del Altísimo.

7. Corazón de Jesús, casa de Dios y puerta del Cielo.

8. Corazón de Jesús, lleno de bondad y de Amor.

9. Corazón de Jesús, hoguera ardiente de caridad.

10. Corazón de Jesús, asilo de justicia y de Amor.

11. Corazón de Jesús, abismo de todas las virtudes.

12. Corazón de Jesús, dignisimo de toda alabanza.

13. Corazón de Jesús, Rey y centro de todos los corazones.

14. Corazón de Jesús, dignisimo de toda alabanza.

15. Corazón de Jesús, Rey y Señor de México.

16. Corazón de Jesús, en quien están todos los tesoros de la sabiduría y de la ciencia.

17. Corazón de Jesús, en quien habita toda la plenitud de la Divinidad.

18. Corazón de Jesús, en quien él Padre halló sus complacencias.

19. Corazón de Jesús, de cuya plenitud, todo hemos recibido.

20. Corazón de Jesús, deseo de los eternos collados.

21. Corazón de Jesús, paciente de mucha misericordia.

22. Corazón de Jesús, rico para con todos los que te invocan.

23. Corazón de Jesús, fuente de vida y de santidad.

24. Corazón de Jesús, propiciacion por nuestros pecados.

25. Corazón de Jesús, saciado de oprobios.

26. Corazón de Jesús, despedazado por nuestros delitos.

27. Corazón de Jesús, hecho obediente hasta la muerte.

28. Corazón de Jesús, perforado por una lanza.

29. Corazón de Jesús, fuente de toda consolación.

30. Corazón de Jesús, paz y reconciliación nuestra.

31. Corazón de Jesús, víctima de los pecadores.

32. Corazón de Jesús, salvación de los que en ti esperan.

33. Corazón de Jesús, esperanza de los que en ti mueren.

34. Corazón de Jesús, delicia de todos los Santos.

 

– Cordero de Dios que quitas los pecados del mundo.

R: Perdonanos Señor.

– Cordero de Dios que quitas los pecados del mundo.

R: Escuchanos Señor.

– Cordero de Dios que quitas los pecados del mundo.

R: Ten piedad y Misericordia de nosotros.

 

IV. Promesas del Sagrado Corazón de Jesús a sus verdaderos devotos.

 

1. A las almas consagradas a mi Corazón, les daré las gracias necesarias para su estado.

2. Daré paz a sus familias.

3. Las consolare en todas sus aflicciones.

4. Seré su amparo y refugio durante la vida, principalmente, en la hora de la muerte.

5. Derramare bendiciones abundantes sobre sus empresas.

6. Los pecadores hallaran en mi Corazón, la fuente y el Océano infinito de la misericordia.

7. Las almas tibias se harán fervorosas.

8. Las almas fervorosas se elevarán rápidamente a gran perfección.

9. Bendecire las casas en las que la imagen de mi Sagrado Corazón se exponga y sea honrada.

10. Daré a los sacerdotes la gracia de mover los corazones empedernidos.

11. Las personas que propaguen ésta devoción, tendrán escrito su nombre en mi Corazón y jamás será borrado de Él.

12. A todos los que comulguen nueve primeros viernes de mes continuos, el amor omnipotente de mi Corazón, les concederá la gracia de la perseverancia final.

 

¡Domine Iesu!, dimitte nobis debita nostra, salva nos ab igne inferiori, perduc in caelum omnes animas, praesertim eas, quae misericordiae tuae maxime indigent.

 

Santo Tomás de Aquino

 

Ven, Espíritu Santo, Divino Creador, verdadera fuente de luz y fuente de sabiduría. Derrama tu brillantez sobre mi intelecto, disipa la oscuridad que me cubre: la del pecado y la de la ignorancia. Concédeme una mente penetrante para comprender; una memoria retentiva; un método y facilidad para aprender; la lucidez para comprender; y abundante gracia para expresarme. Guía el comienzo de mi trabajo, dirige su progreso y llévalo a término con éxito. Esto lo pido a través de Jesucristo, verdadero Dios y verdadero Hombre, que vive y reina contigo y con el Padre, por los siglos de los siglos.

 

Amén.

 

Komm, Heiliger Geist, göttlicher Schöpfer, wahre Lichtquelle und Quelle der Weisheit.  Gieße deine Brillanz auf meinen Intellekt und zerstreue die Dunkelheit, die mich bedeckt: die der Sünde und die der Unwissenheit.  Gib mir einen durchdringenden Verstand, um zu verstehen;  eine remanente Erinnerung;  eine Methode und eine Möglichkeit zum Lernen;  die Klarheit zu verstehen;  und reichlich Gnade, mich auszudrücken.  Leite den Beginn meiner Arbeit, lenke ihren Fortschritt und bringe ihn erfolgreich zum Abschluss.  Ich bitte dies durch Jesus Christus, den wahren Gott und den wahren Menschen, der für immer und ewig mit Ihnen und mit dem Vater lebt und regiert.

 

Amen.

 

¡Ven, Espíritu Santo! Perdóname que mi casa no esté tan bien ordenada, pero ven, entra. Me siento incómodo por la forma como te estoy recibiendo, pero ven, entra. Necesito que entres para que me ayudes a ordenar esta casa. Toma asiento en este lugar privilegiado de mi corazón, aunque quisiera que fuera más digno; entra en mi casa, en mi inteligencia y en mis afectos, porque sólo contigo puedo escuchar la voz del Padre que me habla por medio de su Hijo, Jesucristo; sólo a través tuyo podré entender a los profetas y a los apóstoles a quienes inspiraste para escribir estas palabras; sólo contigo podré penetrar en el sentido de la Palabra, descubrir qué quieres para mi vida y tener la fuerza para llevarla a cabo en mis obras. Amén.

Komm heiliger Geist!  Vergib mir, dass mein Haus nicht so gut bestellt ist, aber komm, komm rein.  Es ist mir unangenehm, wie ich dich empfange, aber komm rein.  Sie müssen hereinkommen, um mir zu helfen, dieses Haus aufzuräumen.  Nehmen Sie Platz an diesem privilegierten Ort meines Herzens, auch wenn ich wünschte, es wäre würdiger;  Betritt mein Haus, meine Intelligenz und meine Zuneigung, denn nur mit dir kann ich die Stimme des Vaters hören, der durch seinen Sohn Jesus Christus zu mir spricht.  Nur durch dich kann ich die Propheten und Apostel verstehen, die du inspiriert hast, diese Worte zu schreiben.  Nur mit dir kann ich in die Bedeutung des Wortes eindringen, entdecken, was du für mein Leben willst, und die Kraft haben, es in meinen Werken auszuführen.  Amen.

 

Salve, Custodio del Redentor y esposo de la Virgen María.

A ti Dios confió a su Hijo, en ti María depositó su confianza; contigo Cristo se forjó como hombre.

 

Oh bienaventurado José,

Muéstrate padre también a nosotros y guíanos en el camino de la vida.

Concédenos gracia, misericordia y valentía, y defiéndenos de todo mal.

 

Amén.

 

Saint Joseph, Terror of Demons,

cast your solemn gaze upon the devil and all his minions,

and protect us with you mighty staff.

 

Your fled through the night to avoid the devil’s wicked designs,

now with the power of God, smite the demons as they flee from you.

Grant special protection, we pray, for children, fathers, families and the dying.

 

By God’s grace, no demon dare approach while you are near.

So we beg of you, always be near us.

 

Amen.

 

O Jesus, who filled your handmaid St Faustina with profound veneration for your boundless Mercy, design, if it be Your holy will, to grant me, through her intercession the grace for which I fervently pray:

 

Share your request…)

 

My sins render me unworthy of your mercy, but be mindful of St Faustina’s spirit of sacrifice and self-denial, and reward her virtue by granting the petition which, with childlike confidence, I present to You through her intercession.

 

 

… St Faustina, Pray for Us …

 

 

Amen.

 

Prayer To Saint Maximilian Kolbe

Introduce me to Mary, the Immaculata, Mother of God.

She prayed for Jesus in a Jerusalem jail.

She prayed for you in a Nazi prison camp. Ask her to comfort me

in my confinement. May she teach me always to be good.

 

If I am lonely, may she say, “God is here.”

If I feel hate, may she say, “God is love.”

If I am tempted, may she say, “God is pure.”

If I sin, may she say, “God is mercy.”

If I am in darkness, may she say, “God is light.”

If I am unjustly condemned, may she say, “God is truth.”

If I have pain in soul or body, may she say, “God is peace.”

If I lose hope, may she say: “God is with you all days, and so am I.”

 

Amen.

 

Exaltación al Inmaculado Corazón de María

 

Reina del Santísimo Rosario, en esta hora trágica de la historia del mundo, nos encomendamos y consagramos a tu Inmaculado Corazón, nuestro único refugio, nuestra esperanza, nuestra salvación. Ten piedad de este mundo, desgarrado por los conflictos más terribles, ardiendo con el fuego del odio, víctima de sus propios pecados. Que tu Corazón se conmueva ante la vista de tanta ruina, dolor y tristeza.

 

Consagramos a tu corazón maternal nuestras personas, nuestras familias, nuestro país, toda la humanidad. ¡Protégenos y sálvanos!

 

Oh Corazón de María, fuente del verdadero amor, llena nuestros corazones egoístas de la caridad divina y de ese verdadero amor fraterno sin el cual nunca puede haber paz. Haz que los hombres y las naciones comprendan y cumplan el precepto de tu Divino Hijo, AMARSE LOS UNOS A LOS OTROS, para que la verdadera paz se establezca firmemente en la Justicia y Verdad de Cristo.

 

Oración de la Novena a Nuestra Señora de Fátima

 

Reina del Santo Rosario, te has dignado venir a Fátima para revelar a los tres niños pastores los tesoros de la gracia escondidos en el Rosario.

 

Inspira mi corazón con un amor sincero por esta devoción, para que meditando en los Misterios de nuestra Redención que en ella se recuerdan, pueda enriquecerme con sus frutos y obtener la paz para el mundo, la conversión de los pecadores y de Rusia, y el favor que os pido en este Rosario. ( Aquí menciona tu solicitud ).

 

Te pido para mayor gloria de Dios, por Su propia Gloria y por el bien de las almas, especialmente la mía.

 

 

Acto de encomienda a Nuestra Señora de Fátima

 

Santísima Virgen María de Fátima, con renovada gratitud por tu presencia maternal nos unimos a la voz de todas las generaciones que te llaman bienaventurada. Celebramos en ti las grandes obras de Dios, que no se cansa de rebajarse en misericordia sobre la humanidad, afligida por el mal y herida por el pecado, para curarla y salvarla.

 

Acepta con benevolencia de Madre este acto de entrega que realizamos hoy con fe, ante esta tu imagen, amada por nosotros. Estamos seguros de que cada uno de nosotros es precioso a tus ojos y que nada en nuestro corazón te ha alejado. Que permitamos que nos alcance tu dulce mirada y la perpetua calidez de tu sonrisa.

 

Cuida nuestra vida con tu abrazo; bendice y fortalece todo deseo de bien; da nueva vida y alimento a la fe; sostener e iluminar la esperanza; despierta y anima la caridad; guíanos a todos por el camino de la santidad.

 

Enséñanos tu amor especial por los pequeños y los pobres, por los excluidos y los que sufren, por los pecadores y los heridos de corazón. Reúne a todas las personas bajo tu protección y entréganos a tu amado Hijo, nuestro Señor Jesús.

 

Letanías a Nuestra Señora de Fátima

 

Nuestra Señora de Fátima,

reza por nuestro querido país.

Nuestra Señora de Fátima,

santifica a nuestro clero.

Nuestra Señora de Fátima,

haz más fervientes a nuestros católicos.

Nuestra Señora de Fátima,

guía e inspira a quienes nos gobiernan.

Nuestra Señora de Fátima,

cura a los enfermos que confían en ti.

Nuestra Señora de Fátima,

consuela a los afligidos que confían en ti.

Nuestra Señora de Fátima,

ayuda a quienes invocan tu ayuda.

Nuestra Señora de Fátima,

líbranos de todos los peligros.

Nuestra Señora de Fátima,

ayúdanos a resistir la tentación.

Nuestra Señora de Fátima,

obtén para nosotros todo lo que amorosamente te pedimos.

Nuestra Señora de Fátima,

ayuda a los que amamos.

Nuestra Señora de Fátima,

devuelve al camino correcto a nuestros hermanos descarriados.

Nuestra Señora de Fátima,

devuélvenos nuestro antiguo fervor.

Nuestra Señora de Fátima,

obtén para nosotros el perdón de nuestros múltiples pecados y ofensas.

Nuestra Señora de Fátima,

trae a todos los hombres a los pies de tu Divino Niño.

Nuestra Señora de Fátima,

obtén la paz para el mundo.

 

 

Rezamos

 

Oh Dios de infinita bondad y misericordia,

llena nuestros corazones de una gran confianza en Tu querida Madre, a

quien invocamos bajo el título de Nuestra Señora del Rosario y Nuestra Señora de Fátima,

y concédenos por su poderosa intercesión todas las gracias espirituales. y temporal, que necesitamos.

Por Cristo nuestro Señor.

 

 

Oración de la Novena al Inmaculado Corazón de María

 

Oh Madre Santísima, corazón de amor, corazón de misericordia, siempre escuchando, cuidando, consolando, escucha nuestra oración. Como hijos tuyos, imploramos tu intercesión ante Jesús tu Hijo. Recibe con comprensión y compasión las peticiones que hoy les presentamos, especialmente… ( intención especial ).

 

Nos reconforta saber que tu corazón está siempre abierto a aquellos que piden tu oración. Confiamos en tu gentil cuidado e intercesión, aquellos a quienes amamos y quienes están enfermos, solos o heridos. Ayúdanos a todos, Santa Madre, a llevar nuestras cargas en esta vida hasta que podamos compartir la vida eterna y la paz con Dios para siempre.

 

Amén.

 

ORACIÓN PARA LAS ALMAS DEL PURGATORIO

Dios omnipotente, Padre de bondad y de misericordia, apiadaos de las benditas almas del Purgatorio y ayudad a mis queridos padres y antepasados.

A cada invocación se contesta: ¡Jesús mío, misericordia!

Ayudad a mis hermanos y parientes. 
Ayudad a todos mis bienhechores espirituales y temporales.
Ayudad a los que han sido mis amigos y súbditos.
Ayudad a cuantos debo amor y oración. 
Ayudad a cuantos he perjudicado y dañado.
Ayudad a los que han faltado contra mí. 
Ayudad a aquellos a quienes profesáis predilección.
Ayudad a los que están más próximos a la unión con Vos.
Ayudad a los que os desean más ardientemente.
Ayudad a los que sufren más.
Ayudad a los que están más lejos de su liberación.
Ayudad a los que menos auxilio reciben. 
Ayudad a los que más méritos tienen por la Iglesia.
Ayudad a los que fueron ricos aquí, y allí son los más pobres.
Ayudad a los poderosos, que ahora son como viles siervos.
Ayudad a los ciegos que ahora reconocen su ceguera.
Ayudad a los vanidosos que malgastaron su tiempo.
Ayudad a los pobres que no buscaron las riquezas divinas.
Ayudad a los tibios que muy poca oración han hecho.
Ayudad a los perezosos que han descuidado tantas obras buenas.
Ayudad a los de poca fe que descuidaron los santos Sacramentos.
Ayudad a los reincidentes que sólo por un milagro de la gracia se han salvado. 
Ayudad a los padres que no vigilaron bien a sus hijos.
Ayudad a los superiores poco atentos a la salvación de sus súbditos.
Ayudad a los pobres hombres, que casi sólo se preocuparon del dinero y del placer.
Ayudad a los de espíritu mundano que no aprovecharon sus riquezas o talentos para el cielo.
Ayudad a los necios, que vieron morir a tantos no acordándose de su propia muerte.
Ayudad a los que no dispusieron a tiempo de su casa, estando completamente desprevenidos para el viaje más importante.
Ayudad a los que juzgaréis tanto más severamente, cuánto más les fue confiado.
Ayudad a los pontífices, reyes y príncipes.
Ayudad a los obispos y sus consejeros.

Ayudad a mis maestros y pastores de almas.
Ayudad a los finados sacerdotes de esta diócesis.
Ayudad a los sacerdotes y religiosos de la Iglesia católica.
Ayudad a los defensores de la santa fe. 
Ayudad a los caídos en los campos de batalla.
Ayudad a los sepultados en los mares.
Ayudad a los muertos repentinamente.
Ayudad a los fallecidos sin recibir los santos sacramentos.

V. Dadles, Señor, a todas las almas el descanso eterno.
R. Y haced lucir sobre ellas vuestra eterna luz.
V. Que en paz descansen. 
R. Amén.

 

Oración al Justo Juez

 

Divino y Justo Juez de vivos y muertos, eterno sol de justicia, encarnado en el casto vientre de la Virgen María por la salud del linaje humano. Justo Juez, creador del cielo y de la tierra y muerto en la cruz por mi amor. Tú, que fuiste envuelto en un sudario y puesto en un sepulcro del que al tercer día resucitaste vencedor de la muerte y del infierno. Justo y Divino Juez, oye mis súplicas, atiende a mis ruegos, escucha mis peticiones y dales favorable despacho. Tu voz imperiosa serenaba las tempestades, sanaba a los enfermos y resucitaba a los muertos como Lázaro y al hijo de la viuda de Naim. El imperio de tu voz ponía en fuga a los demonios, haciéndoles salir de los cuerpos de los poseídos, y dio vista a los ciegos, habla a los mudos, oído a los sordos y perdón a los pecadores, como a la Magdalena y al paralítico de la piscina. Tú te hiciste invisible a tus enemigos, a tu voz retrocedieron cayendo por tierra en el huerto los que fueron a aprisionarte y cuando expirabas en la Cruz, a tu poderoso acento se estremecieron los orbes. Tú abriste las cárceles a Pedro y le sacaste de ellas sin ser visto por la guardia de Herodes. Tú salvaste a Dimas y perdonaste a la adúltera. Suplícote, Justo Juez, me libres de todos mis enemigos, visibles e invisibles: la Sábana Santa en que fuiste envuelto me cubra, tu sagrada sombra me esconda, el velo que cubrió tus ojos ciegue a los que me persiguen y a los que me deseen mal, ojos tengan y no me alcancen, manos tengan y no me tienten, oídos tengan y no me oigan, lengua tengan y no me acusen y sus labios enmudezcan en los tribunales cuando intenten perjudicarme. ¡Oh, Jesucristo Justo y Divino Juez!, favoréceme en toda clase de angustias y aflicciones, lances y compromisos y haz que al invocarte y aclamar al imperio de tu poderosa y santa voz llamándote en mi auxilio, las prisiones se abran, las cadenas y los lazos se rompan, los grillos y las rejas se quiebren, los cuchillos se doblen y toda arma que sea en mi contra se embote e inutilice. Ni los caballos me alcancen, ni los espías me miren, ni me encuentren. Tu sangre me bañe, tu manto me cubra, tu mano me bendiga, tu poder me oculte, tu cruz me defienda y sea mi escudo en la vida y a la hora de mi muerte. ¡Oh, Justo Juez, Hijo del Eterno Padre, que con Él y con el Espíritu Santo eres un solo Dios verdadero! ¡Oh Verbo Divino hecho hombre! Yo te suplico me cubras con el manto de la Santísima Trinidad para que libre de todos los peligros, yo glorifique tu Santo Nombre. Amén. Divino y Justo Juez, acompáñame en mi viaje, líbrame de todo peligro o accidente, defiéndeme de mis enemigos y socórreme en mis necesidades.Amén.