Virgen Santísima:

Te saludo con gran amor y cariño.

Me encomiendo a ti, mi persona, mi familia, mis amistades, mis finanzas, mis empresas, mis negocios, mis necesidades espirituales, materiales y emocionales; sobretodo te encargo la salvación de mi alma y de mi familia, especialmente mi mamá.

Tu conoces mis necesidades, aún mejor que yo mismo.

Te pido por todas las benditas ánimas del purgatorio, especialmente por mis antepasados y familiares, amigos, conocidos, bienhechores, intercesores, patrocinadores y todos aquellos por quienes debemos amor y oraciones. Pido por las benditas ánimas del purgatorio que más sufren, por las más abandonadas y por quienes no se dirigen oraciones ni tampoco misas de sufragios; por las que más tardarán en ser liberadas y por las que más méritos tienen para ser liberadas. Pido por las benditas ánimas del purgatorio de sacerdotes católicos y religiosos y laicos comprometidos.

Me encantaría tener novia.

Pido por todas mis ex-novias y sus respectivas familias.

Pido por la paz en Mexico y en todo el mundo.

Imploro la gracia y la enorme bendición del estudio, la oración y aquellos gracias que necesitamos mi familia y yo para la salvación de nuestras almas. Que Dios obre en nosotros a pesar de nuestras muchas miserias, errores y limitaciones. Por favor dame sabiduría para saber relacionarme en la sociedad.

Sagrado Corazón de Jesús manso y humilde haz nuestros corazones semejantes al tuyo.

San Miguel Arcángel defiéndenos en la lucha, se nuestro amparo en contra de la perversidad y las acechanzas del enemigo; que Dios lo reprima es nuestra humilde súplica y tú Príncipe de la milicia celestial, con el poder, la gracia y la autoridad que Dios te ha conferido, arroja al infierno a satanas y a todos los demás espíritus malignos que vagan por el mundo para la perdición de las almas. Amén.

Señor San José, terror de los demonios, guía a nuestras familias, para que en ellas siempre haya amor, unidad, paz, salud mental y emocional, prosperidad, amistad, sabiduría, humildad, pureza, castidad, templanza, fortaleza, armonía y alegría. Aleja de nosotros todo lo que nos pueda perjudicarnos y guárdanos a nosotros en el Divino Corazón de Jesús, para que cada día transcurra como en la casa y en el taller de Nazaret. Amén.

Gracias Virgen Santísima de Guadalupe por escucharme. Amén.

Sagrado Corazón de Jesús en vos confiamos.

Amen.