Virgencita:

Invertir, invertir, invertir, invertir, invertir y NO ganar, NO ES NEGOCIO.

Estoy HARTO de que mi propia madre se la pase boicoteándome.

Todo tiene un límite.

Estoy HARTO, de invertir y SIEMPRE SALIR PERDIENDO.

Yo NO soy la Santa Madre Teresa de Calcuta.

Yo NO hice votos de pobreza.

Yo ya tengo suficiente frustración.

Mi madre se va a morir, por lógica, antes que yo, y me va a dejar en la bancarrota.

Te entrego TODA mi rabia, mi frustración, mi ira, mi impotencia y toda esta desesperación que me está corriendo por todo mi cuerpo y todo mi ser.

Por favor, tranquilízame, y concédeme confianza, paz, paciencia, perseverancia, prosperidad, sabiduría, salud mental y emocional, templanza, longanimidad y resiliencia. Concédeme esperanza de que SI hay un mejor futuro para mi.

Sagrado Corazón de Jesús manso y humilde haz nuestros corazones semejantes al tuyo.

San Miguel Arcángel, defiéndenos en la lucha, se nuestro amparo en contra de la perversidad y las acechanzas del enemigo, que Dios lo reprima es nuestra humilde súplica. Y tú Príncipe de la milicia celestial, con el poder, la gracia y la autoridad que Dios te ha concedido, arroja al infierno a satanas y a todos los demás espíritus malignos que vagan por el mundo para la perdición de las almas. Amén.

Señor San José, terror de los demonios, guía a nuestras familias para que en ellas siempre haya amor, humildad, pureza de corazón, santo temor de Dios, sabiduría, unidad, salud mental y emocional, paz, amistad y alegría. Aleja de nosotros todo lo que nos pueda causar daño; y guárdame a mi y a los míos en el Divino Corazón de Jesús, para que cada día transcurra como en la casa y en el taller de Nazaret. Amén.