Virgencita de la Paz: Hace mucho tiempo que añoro tener novia.

Cada vez parece más imposible.

La verdad ya NO se ni quien soy.

Me siento muy frustrado. Es como si Dios y tú NUNCA atendieran mi plegaria.

NO se que hacer al respecto.

Me llega mucha soledad y frustración.

Te entrego Virgencita, madre mía, mamá mía, toda mi impotencia, todo mi coraje, toda mi tristeza, toda mi soledad, toda mi confusión, toda mi desesperación, toda mi frustración y todas mis pasiones; todo mi corazón y todos mis anhelos.

Tu sabes lo que más necesito y necesitamos en este momento.

Te agradezco tu amor, cariño, consejo, bondad, paz, serenidad, templanza y misericordia.

NO me abandones nunca.

Obra en mi, a pesar de mi.

Sagrado Corazón de Jesús manso y humilde haz nuestros corazones semejantes al tuyo.

Amen.

San Miguel Arcángel defiéndenos en la lucha, se nuestro amparo en contra de la perversidad y las acechanzas del enemigo; que Dios lo reprima es nuestra humilde súplica; y tú Príncipe de la milicia celestial, con el poder, la gracia y la autoridad que Dios te ha concedido, arroja al infierno a satanas y a todos los demás espíritus malignos que vagan por el mundo para la perdición de las almas.

Amen

Señor San José, terror de los demonios, guía a nuestras familias para que en ellas siempre haya haya amor, humildad, pureza, castidad, prosperidad, amistad, salud mental y emocional, sabiduría, perseverancia, paciencia, longanimidad y alegría. Aleja de nosotros todo lo que nos pueda perjudicarnos y guárdanos a mi y a los míos en el Divino Corazón de Jesús, para que cada día transcurra como en la casa y en el taller de Nazaret.

Amen.