Por el descanso eterno de Josefina Rosales Amador y Francisco Rojas Rodríguez