Señor, tú que eres la vida, gracias por permitir a mi hermana seguir viviéndola. Devuélvele la salud plena si es tu voluntad, Sagrado Corazón de Jesús, en vos confío.
FA