Virgencita de Guadalupe:

Te saludo con todo mi amor y todo mi cariño.

Te pido humildemente me bendigas en mi trabajo, en mis finanzas, en mis inversiones y en mis empresas.

Sagrado Corazón de Jesús, manso y humilde haz nuestros corazones semejantes al tuyo.

San Miguel Arcángel, defiéndenos en la lucha, se nuestro amparo en contra de la perversidad y las acechanzas del enemigo ( que Dice lo reprima es nuestra humilde súplica. Y tú Príncipe de la milicia celestial; con el poder, la gracia y autoridad que Dios te ha concedido, arroja al infierno a satanas y a todos los demás espíritus malignos que vagan por el mundo para la perdición de las almas. Amén.

Señor San José, terror de los demonios, guía a nuestras familias para que en ellas siempre haya amor, unidad, paz, salud mental, emocional y financiera; sabiduría, perseverancia, paciencia, prosperidad, amistad, armonía, serenidad, templanza, fortaleza, castidad y alegría. Aleja de nosotros todo mal, y guárdanos a mi y a los míos en el Divino Corazón de Jesús, para que cada día transcurra como en la casa y en el taller de Nazaret. Amén.

San Juan Diego, por favor, bendíceme.

San Juan Pablo II, San Josemaria Escriva de Balaguer, Santo Padre Pío de Pietrelcina, Beato Don Álvaro del Portillo, Santa Teresita de Lesiux, Santa Teresa de Ávila, San Francisco de Asís, San Ignacio de Loyola, Santa Rita de Cascia, San Rafael Guízar y Valencia, Santa María Goretti, San Agustín de Hipona, Santo Tomás de Aquino, Santo Tomás Moro, San Joselito Sánchez del Río, San Maximiliano Maria Kolbe, Santo Cira de Ars, San Estalisnao, Santa Teresa Benedicta, Beato Manuel Domingo y Sol y Santa Faustina Kowalska; rogad por mis intenciones y necesidades y por mi familia. Amén.

Sagrado Corazón de Jesús, gracias por escuchar mi oración y mis plegarias. Amén.