Acción de gracias al Sagrado Corazón de Jesús, a la Virgencita de Guadalupe, a la Virgencita de Fátima, a la Virgencita de Czestochowa, a la Virgencita del Perpetuo Socorro, a la Virgen Santísima de la Paz, a la Virgencita del Carmen; a Señor San José; a San Juan Pablo II, a San Josemaria Escriva de Balaguer, al Santo Padre Pío de Pietrelcina, al beato don Alvaro del Portillo; a San Francisco de Asís, a Santo Tomás de Aquino, a San Agustin de Hipona; a Santa Faustina Kowalska; San Rafael Guízar y Valencia; Santa María Goretti; a Santa Teresita de Lesiux; a Santa Rita de Cascia; a Santo Tomás Moro; a San Joselito Sánchez del Río; a Santa Teresa de Ávila; a San Miguel Arcángel; a los difuntos P. Carlos, P. Mario y P. Otto. A todas las benditas ánimas del purgatorio que han intercedido por mi, por mi familia y por nuestras necesidades. Sagrado Corazón de Jesús manso y humilde haz nuestros corazones semejantes al tuyo. Amén. San Miguel Arcángel, defiéndenos en la lucha, se nuestro amparo en contra de la perversidad y las acechanzas del enemigo, que Dios lo reprima es nuestra humilde súplica; y tú Príncipe de la milicia celestial, con el poder, la gracia y la autoridad que Dios te ha concedido, arroja al infierno a satanas y a todos los demás espíritus malignos que vagan por el mundo para la perdición de las almas. Amén. Señor San José, terror de los demonios, guía a nuestras familias para que en ellas siempre haya amor, humildad, pureza, castidad, prosperidad, amistad, salud mental y emocional, sabiduría, perseverancia, paciencia, paz, armonía y alegría. Aleja de nosotros todo lo que nos pueda perjudicarnos; y guárdanos en el Sagrado Corazón de Jesús, para que cada día transcurra como en la casa y en el taller de Nazaret. Amén.