Virgencita de Guadalupe: Me encomiendo a ti, te encomiendo a mi familia, te encomiendo a las benditas animas del purgatorio. Me urge confesarme. Te suplico tu amparo y protección. Si ahorita hubiese un sacerdote, ahorita mismo me confesaría. Mi confesión de deseo ya está. Dime Virgencita, muéstrame cual es el camino para que yo pueda corregir esta debilidad de mi carne? Muestrame el camino y concédeme las gracias que necesito para cambiar de rumbo, para que pueda yo corregir mi tendencia al erotismo exacerbado. El cuerpo de la mujer, es de lo más hermoso; pero tengo que aprender a dominarme. Levántame de esta porqueria en la que he caído y purificadme. Como le hago para corregir un vicio que es tan difícil de erradicar? Cual es el camino? Necesito gracias demasiado especiales. A veces siento que ya no tengo remedio. Hay esperanza para mi? Puedo yo, si no erradicar, al menos mitigar esta sexualidad exacerbada? Hay esperanza para un pecador como yo? Por favor, dime que si la hay. Por favor dime Virgencita que si me vas a ayudar, que me vas a sacar de este fango asqueroso, que me vas a purificar y que me vas a reivindicar. Dime que si hay esperanza para pecadores como yo. Te pido por todas aquellas personas, que al igual que yo, pareciera que no existe remedio; por todas aquellas personas que nos cuesta tanto trabajo vivir la templanza, la pureza, la castidad, la fortaleza y el celibato. Dime Virgencita que si hay esperanza. Por favor, te lo imploro, sácame de esta pocilga, sácame de este fango asqueroso, de este vicio perverso y putrefacto. Dame esperanzas. Necesito no solo fe; necesito amor misericordioso y necesito esperanza. La esperanza de saber que NO soy un caso perdido. Que aun gente tan miserable como yo, puede salir adelante y ser reivindicado por Dios. Este vicio esta demasiado arraigado en mi persona. Por favor, dame las herramientas humanas y divinas para superar mi vergonzoso pecado y miseria. Por favor, te lo suplico, dime que NO soy un caso perdido. Dime que aun gente como yo, Dios se puede apiadar y erradicar estos vicios tan arraigados. No se, no tengo la menor idea de como debo y puedo hacerlo. Caigo una y otra vez. Y esto me esta lastimando mucho. Ya no se, ni tengo la menor idea de como puedo rehabilitarme. Obviamente que me encantaría tener novia; pero ya NO tengo ni la menor idea de quien pudiese ser. Dianita me fascina, pero a la vez, la siento tan distante y tan lejana, ella vive en su mundo y no soy su prioridad. Dame esperanza, dame fe y amor, pero con mucha esperanza. Dime por favor que si me vas a ayudar y que si puedo mejorar, dime que NO me vas a abandonar, porque es cuando mas te necesito. En el momento de la tentación y en el momento de la caída, es cuando más necesitamos tu ayuda. Tu eres la dispensadora de gracias. Muestrame el camino de la salvación. Dime que si me vas a conceder las gracias necesarias para rehabilitarme y reivindicarme. Por favor, dame esperanza. En verdad te necesito. Y obviamente me encantaría tener una novia que realmente me guste y que yo sea correspondido. Tu que opinas de Dianita? Hay alguna esperanza? O quién más podría ser? Quién crees tu que podría empatar conmigo? Quién crees tu que realmente me podría complementar? Acaso hay alguien que psicológicamente, sexual, emocional, intelectual y espiritualmente puede complementarme? Hay esperanza para mi? Me brindas la oportunidad de volverme a levantar? Me puedes reincorporar? Me ayudas a salir de este fango y recuperar la amistad con el Sagrado Corazón de Jesús? Me ayudas a renovarme y seguir luchando por mi conversión? Dime que me amas, con tu ternura y dulzura maternal. Dime que si, que me levante y que tu me ayudaras a levantarme. Dime que me vas purificar de toda esta podredumbre y que si puedo ser una mejor persona, un hombre que en medio de la adversidad, con la ayuda tuya, si le es posible retornar al camino de la santidad, al camino de la pureza, al camino de la humildad, al camino de la vida de gracia, al camino de la amistad con Jesucristo misericordioso, al camino de la vida interior y al camino de la vida de oración. Dime que NO estoy solo, dime que me vas ayudar a corregirme; que voy a recibir gracias muy especiales en materia de pureza, tal vez no iguales, pero si muy semejantes a las gracias que recibió Señor San Jose, San Juan Pablo II y Santa Maria Goretti. Dime que vas a interceder ante tu hijo, y me vas a conceder esas gracias muy especiales en materia de pureza y castidad, muy semejantes a las de Señor San Jose; por favor, a ti nada te puede negar tu Hijo amadisimo, Nuestro Señor Jesucristo. Yo ya he pedido esas gracias antes; ya hace tiempo, y no las volví a pedir hasta ahora; pero dime, tu que eres la dispensadora de gracias, que yo SI voy a recibir esas gracias y dones, muy semejantes a las que recibió Señor San Jose, San Juan Pablo II y Santa Maria Goretti. Dame un aliento de esperanza. Concédeme aversión y repulsión al pecado y a las tentaciones; dominio de mi mismo; el santo temor De Dios, que es uno de los dones del Espíritu Santo. Dime que me vas a enseñar a tratar a las mujeres, con respeto, cariño, bondad, misericordia, compasión, empatía, asertividad, dignidad, alegría y una sana y amorosa amistad, con pureza y castidad. Dime por favor, que soy tu hijo, y que NO me vas a abandonar a pesar de lo impuro y pecador que soy. Necesito no solo un corazón contrito, necesito también esas gracias y dones muy semejantes a las que recibió Señor San Jose, y no solo por un dia o dos, sino para toda la vida. Se que pido demasiado; pero a ti, tu Hijo amadisimo, Nuestro Señor Jesucristo, nada te puede negar, tu eres suplica omnipotente.El primer milagro, Nuestro Señor lo obro, porque tu se lo pediste, a ti nada te puede negar. Yo quiero irme al cielo, pero necesito corregir esta fragilidad, esta debilidad, este vicio tan arraigado en mi; y en ocasiones parece totalmente imposible. Por ello es que te pido las gracias de la templanza, la fortaleza, la castidad, la pureza, muy semejantes a lo que recibió Señor San Jose. Sagrado Corazón de Jesus, manso y humilde, haz nuestros corazones semejantes al tuyo. Yo si me quiero ir al cielo. Por favor, imploro piedad. No depende de cuanto lo pida yo, depende Virgencita de que tu que eres omnipotencia suplicante y dispensadora de gracias, me lo concedas. Para Dios NO hay nada imposible. Y aun gente como yo, con la ayuda De Dios, debe tener esperanza. Por favor Virgencita, házmelo sentir, dime que NO soy un caso perdido, sino que NO me abandonaras JAMAS. AMÉN. San Miguel Arcangel, defiéndenos en la lucha, se nuestro amparo en contra de la perversidad y las acechanzas del enemigo; que Dios lo reprima, es nuestra humilde suplica; y tu Principe de la milicia celestial, con el poder, la autoridad y la gracias que Dios te ha conferido, arroja al infierno a satanases y a todos los demás espíritus malignos que vagan por el mundo para la perdición de las almas. Amén. Señor San José, terror de los demonios, guía a nuestras familias, para que en ellas siempre haya, amor, unidad, salud, paz y alegría; aleja de nosotros todo mal, y guárdame a mi y los míos en el divino corazón de Jesus, para que cada dia transcurra como en la casa y en el taller de Nazaret. Amén. Sagrado Corazon de Jesús, en vos confío. Mi corazón en amarte eternamente se ocupe, y mi lengua en alabarte, madre mía de Guadalupe. Nuestra Señora de la Paz, ruega por nosotros. Amén.