Virgencita de Guadalupe, necesito reconciliarme con el sacramento de la reconciliación.

Pido por mi familia y por las benditas ánimas del purgatorio. Especialmente por las que más sufren; por las más abandonadas, por las que nadie reza ni se ofrecen misas de sufragios; por las más tiempo tardarán en ser liberadas y por las que más méritos tienen para ser liberadas. Pido por las benditas ánimas del purgatorio de sacerdotes católicos, religiosos y laicos comprometidos. Pido por las benditas ánimas del purgatorio de mis familiares, amigos, conocidos, bienhechores, intercesores, patrocinadores y todos aquellos por quienes debemos amor y oraciones.

Pido perdón, amparo, protección, paz, armonía, serenidad, templanza, fortaleza, prosperidad, sabiduría, perseverancia, paciencia, un auténtico corazón contrito y consuelo y misericordia en medio de la adversidad.

Es muy difícil NO tener novia. Y me es muy difícil vivir la pureza y la castidad. Cuando lo logro, es porque el Sagrado Corazón de Jesús se apiada de mi.

Sagrado Corazón de Jesús, manso y humilde haz nuestros corazones semejantes al tuyo. Por favor necesito ayuda, paz interior, amistad y una vida intensa de oración.

Recuerda Virgencita, que cuando menos lo merezco, es cuando más necesitamos ser perdonados, consolados y sanados.

Virgencita, por favor tranquilízame y reivindicarme.

Gracias por escuchar mis plegarias y oraciones.

De mis amigos y amigas necesito misericordia, NO que me juzguen.

Amen.