Virgencita de Guadalupe, madre del verdadero Dios por quien se vive: te saludo con gran afecto y cariño. Me encomiendo a tu maternal protección. Me encomiendo a ti, te encomiendo mi pasado, mi presente y mi futuro. Necesito tu ayuda para conocer cual es la voluntad de Dios en mi vida. Necesito paz interior, vida de oración, pero también necesito de afectos y cariños humanos. Me hace mucha falta tener mujer. Quien puede ser la mujer que se convierta en mi mujer? Acaso existe para mi esa oportunidad? Acaso Dios se apiadara de mi?