Dulce madre no te alejes, tu vista de mi no apartes, ven conmigo a todas partes y SOLOS NUNCA NOS DEJES, ya que nos proteges como verdadera madre, cúbrenos con tu manto y haz que nos bendiga, EL PADRE, EL HIJO Y EL ESPIRITU SANTO.