Virgencita de Guadalupe, Madre del Verdadero Dios, por quien se vive: Te suplico piedad y misericordia para mi y para mi familia. Te pido por todas las benditas animas del purgatorio, especialmente las que más sufren, las mas abandonadas, por las que no se dirigen oraciones ni misas de sufragios, las que mas tardaran en ser liberadas, las que mas méritos tiene para ser liberadas, las almas del purgatorio de sacerdotes, consagrados, religiosos y laicos comprometidos. También pido por las almas del purgatorio cuyo principal pecado fue la soberbia, la vanidad, el falso orgullo, la impureza, la ira, el odio, el resentimiento y la concupiscencia. Pido también por todos los ateos y por su conversion. Pido por todos los matrimonios en crisis matrimonial. Pido por Diana Orozco Ayala y por sus hijos Harold y Natalia, así como por su papá don Trino; y también por su hermano y hermanas. San Miguel Arcángel, defiéndenos en la lucha, se nuestro amparo en contra de la perversidad y las acechanzas del enemigo malo; que Dios lo reprima, es nuestra humilde suplica; y tu, Principe de la milicia celestial, con el poder, la gracia y la autoridad que Dios te ha concedido, arroja al infierno a satanases y a los demás espíritus malignos que vagan por el mundo para la perdición de las almas. Amén. Sagrado Corazon de Jesus, hazme un instrumento de tu paz, donde haya odio, ponga yo amor, donde haya injuria, ponga yo perdón donde haya duda, ponga yo, fe, donde haya desaliento ponga yo esperanza, donde haya error ponga yo la verdad con humildad y serenidad. Que no busque yo tanto ser comprendido como comprender, ser perdonado como perdonar, ser amado, como yo amar; pues dando es como recibimos, perdonando es como somos perdonado, y muriendo a nosotros, es como nacemos a la vida eterna. Sagrado Corazón de Jesus, manso y humilde, haz nuestros corazones semejantes al tuyo. Amén. Mi amado y mi dulce amigo, cuatro cosas hoy te pido con mucha necesidad, paciencia para sufrir, fuerza para trabajar, valor para resistir las penas que han de venir y me han de mortificar, temperamento sereno para así poder tener en el alma santa tranquilidad; esto vengo hoy a pedirte oh mi Jesus amado, para adorarte y bien servirte. Amén. Por favor Virgencita, concédeme un sincero arrepentimiento de mis pecados, un verdadero y sincero corazón contrito. Las virtudes que mas imploro, son amor a Dios, amor al prójimo, humildad, pureza de corazón, santo temor De Dios y todos los dones del Espíritu Santo. Amén. También imploro una indulgencia plenaria. Amén.