Madre Nuestra, protege las elecciones.  Bendice y entra al corazón de todos los Gobernantes actuales y futuros.