Madre amada abraza a Eulalia Palomek, Yayita con esa dulzura que solo tu tienes, que en momentos tan dificiles como es perder a un segundo hijo, pero sabemos confiados en ti. Tu abrazas a Fernando y lo llevarás de regreso al Padre, a la vida eterna. Brille para él la luz perpetua. Amén.