Oh Señor, Padre nuestro,

te damos gracias por el don maravilloso

con el cual nos haces partícipes

de tu divina paternidad.

En este tiempo de espera, te pedimos:

protege este hijo nuestro,

lleno aún de misterio,

para que nazca sano

a la luz del mundo.

Amén.