Con la confianza que te tengo madre, te pido a protejas en un abrazo el alma de mi padre Esau. Así como tú también eres su madre espiritual, permite que goce a tu lado, de tu hijo y del padre eterno de la bondad y el amor de vuestros corazones. Amén.