Bendícelo y llévalo a tu Santo Reino